Leyendas

Manolo Buján

Central duro y contundente, Manolo Buján fue uno de los emblemas del Lleida de los años 70. Gallego, llegó en el 1967 cedido por una temporada por el Sabadell y ya no se movió de la Terra Ferma. Defendió la camiseta azul hasta su retirada en el 1977 y, posteriormente, se hizo cargo del equipo como entrenador en dos ocasiones (1980-82 y 2006-07). También ha hecho de secretario técnico y de segundo entrenador varias veces, hasta el 2010.

Paco Guzmán

Paco Guzmán ha estado toda su vida vinculado a la UE Lleida. Surgido de la cantera, llegó al primer equipo, donde estuvo diez años (1966-1976). Era un jugador con mucha calidad y un buen olfato de gol y muy pronto se convirtió en uno de los referentes de un equipo al que le tocó sufrir muchísimo, puesto que bajó de Segunda división a Preferente. El Lleida, pero, no tardó demasiado a volver al lugar que le correspondía. Una vez retirado del fútbol en activo, Guzmán se ha mantenido vinculado con el club, como técnico y como delegado, cargo que todavía ocupa actualmente.

Basora

Estanislau Basora es uno de los futbolistas más destacados que han pasado nunca por la UE Lleida. Defendió la camiseta azul una temporada (1955-56), en la que demostró la calidad que le hizo triunfar en el mítico Barça de las Cinco Copas. Al Mundial de 1950, disputado en Brasil, fue el segundo máximo goleador del torneo y la prensa internacional lo nombró como el mejor extremo derecho del mundo.

Antoni Palau

Después de Miguel Rubio, el futbolista que más veces ha vestido la camiseta del Lleida. Muy querido por la afición azul, Antoni Palau fue uno de los referentes de la página más gloriosa del club. "El tractor de Torrefarrera" o "O'Rei Palau" eran algunos de los apodos con los que los forofos azules mostraban su afecto y admiración hacia este jugador de técnica exquisita.

Enric Ribelles

Ribelles fue otro jugador leridano destacadísimo. Después de brillar en el primer equipo azul a mediados de los años cincuenta, lo fichó el Barça. También jugó en el Valencia y, como Gensana, llegó a ser internacional con la selección absoluta española.

Rivero

Uno de los mitos de la historia del club y el primer gran portero que vio el Camp d'Esports. De hecho, en las gradas se cantaba aquello de: "Si no has visto jugar a Rivero, no sabes lo que es un buen portero". A principios de los años sesenta, también tuvo la oportunidad de ser entrenador del primer equipo.

Mané

José Manuel Esnal "Mané" llegó en Lleida a mediados de la temporada 88-89 y no pudo hacer nada para evitar el descenso a Segunda B. Pero Mario Duran confió en él y acertó de lleno con su renovación. En un año volvió a situar al equipo a Segunda A y a las dos temporadas siguientes no sólo lo consolidó en la categoría sino que lo posicionó entre los mejores. Los frutos se recogieron el año 93 con el ascenso a Primera, como campeón y consiguiendo el récord de puntuación. La estancia en la máxima categoría fue efímera, pero a la temporada siguiente, Mané volvió a dar al Lleida la oportunidad de volver con una promoción que se perdió contra el Sporting por un solo gol de diferencia. Fue su último partido en el banquillo azul.

Antoni Gausí

Como jugador fue uno de los integrantes de la plantilla que logró el primer ascenso a Primera división el año 1950. Después de fichar por equipos como el Real Madrid o el Celta de Vigo, Antoni Gausí fue presidente del Lleida en dos etapas diferentes: a principios de los ochenta y a finales de los noventa.

Mario Duran

Con él en la presidencia, el Lleida sufrió una transformación espectacular. En 1987 el club volvió a Segunda A después de más de veinte años de ausencia. En el 92, se transformó en Sociedad Anónima Deportiva y en la temporada siguiente logró el ascenso a Primera. Sin duda, bajo su mandato, el Lleida vivió los mejores años de su historia.

Miguel Rubio

Capitán de uno de los equipos más gloriosos que ha tenido nunca la Unió Esportiva Lleida. Jugador en los años ochenta y noventa, Rubio subió de Segunda B (en dos ocasiones) a Primera división el año 93. Como entrenador, consiguió un ascenso a Segunda A en el año 2004.

Enric Gensana

Uno de los jugadores más importantes que han salido de la cantera de la Unió Esportiva Lleida. A mediados de los años cincuenta, fichó por el FC Barcelona, formando parte del legendario equipo de "Las cinco copas". También fue internacional absoluto con España.

Manolo Bademunt

Ha sido uno de los jugadores más importantes de la historia del club, con el que siempre estuvo vinculado de una manera u otra. Futbolista en los inicios de la entidad, fue también uno de los integrantes del primer ascenso a Primera división el año 1950. Después, en diferentes etapas y situaciones, llegó a hacerse cargo del equipo como entrenador. Toda una leyenda.

Pacheco

Vinculado al Lleida desde su propia fundación hasta su muerte, a principios de los años ochenta, Antoni Creus "Pacheco" se ganó a pulso la placa de homenaje que figura en la entrada principal del Camp d'Esports. Fue "el eterno" masajista de la plantilla profesional y se hizo querer y respetar por varias generaciones de futbolistas. Más de una vez, en situaciones críticas del club, pagó de su propio bolsillo el desplazamiento del equipo.

Ramon Vilaltella

Presidente desde el 1962 hasta el 1967. Dio un impulso importante al club, confeccionando plantillas de lujo que dieron resultados sobre el césped. Así, se consiguió un ascenso a Segunda división, después de varios años compitiendo en Tercera.

Mariano Azkona

Delantero navarro que demostró un gran olfato goleador en el Lleida de los años 80. Fue una de las piezas clave de los dos ascensos a Segunda A, conseguidos los años 87 y 90.

Pepito Esteve

Pepito Esteve fue un presidente breve, pero muy recordado en la UE Lleida. Murió repentinamente cuando ejercía el cargo, al 1979, sólo dos años después de haber iniciado su mandato. A pesar de todo, Esteve hizo muchísimas cosas para el club: desde catalanizar el nombre hasta construir los vestuarios, las oficinas y el gimnasio del Camp d'Esports. Y proyectó, mucho antes que cualquier club deportivo, una ciudad deportiva que, con su muerte repentina, no se pudo hacer realidad. Incansable, Pepito Esteve fue todo un visionario.

Txema

Txema Alonso llegó a Lleida de la mano de Mané el verano del 89. A pesar de su juventud, bien pronto se convirtió en un indiscutible de la retaguardia del equipo, gracias, entre otras muchas virtudes, a su fortaleza física. Pocos podían imaginarse entonces que Txema, con el paso de los años, se convertiría no sólo en un mito del club sino en uno de los personajes más queridos de la ciudad. Pieza clave en los ascensos a Segunda A y a Primera de los años noventa, siguió jugando al máximo nivel en equipos como el Racing de Santander o el Getafe. En las postrimerías de su carrera, volvió al Lleida y todavía tuvo tiempo de saborear un tercer ascenso: el del 2004 a Segunda A.

Ramon Soler
P. Monzon
STM Construccions
Clínica Perpetuo Socorro
Codina
Glas
Segre
Seguretat S.M. Alcarràs
Hotel AC
Globalia
Terraferma
Rodi
Federació de Colles de l'Aplec del Caragol de Lleida
AEALL
Merca china
San Miguel
Batlleida S.L.
Cudós
ASAJA
Internet Web Serveis
Gimnàs Ekke
McDonald's
Coca-cola
Rètols Esteve
SIC 24
Impersegre
Jocargas
Ibañez
Tudor
La Manyana
Cansaladeries Cal Esmet
Estel
Cal Roca
La Flor de Vombodí
Ingasclima